Contratación de fijos discontinuos

A modo de introducción cabe indicar que, tras la publicación del Real Decreto-Ley 32/2021 de 28 de diciembre, las modalidades contractuales vigentes hasta la fecha han sufrido diversos cambios con el objetivo de fomentar la contratación indefinida y por ende mejorar las condiciones de los trabajadores.

Una reforma que cobra sentido viendo las altas tasas de contratación temporal que tenemos dentro del mercado laboral.

Una de las modalidades que han sido protagonistas de esta reforma es la contratación fija discontinua, la cual ha sufrido importantes cambios con el objetivo de que las empresas se acojan a ella para la mejora de la empleabilidad de los trabajadores.

¿Qué es el contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo es aquel que se concierta para cubrir una necesidad de trabajo que se repite con carácter intermitente o cíclico por temporadas, pero de forma permanente o reiterada en el tiempo. (Art.16 ET)

Aspectos formales:

En cuanto a aspectos formales tiene como requisito indispensable que debe concertarse por escrito tal y como regula el propio artículo 16 y siguientes del Estatuto de los trabajadores. A demás:

  1. Se deberá indicar la duración estimada de la actividad.
  2. Se establecerá, en base a lo que indique el convenio colectivo, la forma y orden del llamamiento de trabajadores de esta modalidad.
  3. Deberemos indicar también, la jornada laboral que se estima y su distribución horaria.

Esta tipología de contrato deberá celebrarse a tiempo completo, aunque en algunos supuestos los convenios colectivos sectoriales podrán establecer la posibilidad de realizarlos a tiempo parcial.

Según nos indica la jurisprudencia, existe un solo contrato y sucesivos llamamientos y su ejecución se interrumpe cuando concluye cada período de actividad. Cabe indicar que, durante los tiempos de suspensión de la actividad la relación laboral no se extingue, queda suspendida.

¿Qué es un llamamiento y como se deben realizar?

El llamamiento es la comunicación que la empresa realiza a aquellos trabajadores con condición de fijo discontinuo. El objetivo de este comunicado es poner en conocimiento del trabajador el inicio de un nuevo período de actividad y por lo tanto comunicar su intención de que el mismo se reincorpore al trabajo.

Este llamamiento debe indicar los periodos concretos de duración de la actividad definitivos, su inicio y su fin. A demás de la jornada estipulada y el horario establecido para la realización de esta.

La empresa en todo momento debe tener conocimiento de la recepción de la comunicación o llamamiento al trabajador por inicio de nuevo ciclo de actividad. La organización necesitará la renuncia expresa de aquellos trabajadores que decidan no continuar con la relación laboral.

Tal y como hemos comentado más arriba, estos llamamientos están regulados por los convenios colectivos de aplicación y en ellos se estipula su forma de comunicación y el orden a seguir en el proceso. En su defecto la empresa deberá pactar los aspectos formales del llamamiento con los representantes de los trabajadores. En aquellos casos en los que no exista representación, la negociación será directa con los trabajadores y prevalecerá el principio de la buena fe.

¿Cuándo se podrán celebrar?

  1. Para la realización de trabajos de naturaleza estacional o vinculadas a temporada.

Ejemplo: Trabajos realizados en temporada de Oliva.

  1. Para aquellos trabajos que siendo de prestación intermitente tengan periodos de ejecución ciertos. Estos pueden ser determinados o indeterminados.

Ejemplo: Campaña de navidad, Black Friday…

  1. Para subsanar desajustes organizativos justificados o reorganizaciones de plantilla que afecten al buen funcionamiento de la actividad.

 

Estos contratos no se podrán celebrar para sustituir vacaciones u otras suspensiones de contrato como pueden ser incapacidades temporales de la plantilla en activo.

Con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 32/2021 por el que se aprueba la nueva reforma laboral, aquellos contratos en fraude de ley quedan supeditados a sanciones que pueden llegar a los 10 mil euros.

Raúl Jiménez Carrasco

Consultor en Recursos Humanos

rjimenez@betalegal.com

Comparte:

Más noticias