Reial decret-llei 1/2015, de 27 de febrer, de mecanisme de segona oportunitat, reducció de càrrega financera i altres mesures d’ordre social

El 28 de febrero de 2015 se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el Real Decreto-ley 1/2015, de 27 de febrero, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de carga financiera y otras medidas de orden social (en adelante, “RDL 1/2015”), que ha introducido modificaciones en distintos ámbitos del derecho. En este caso, nos hemos centrado en las operadas en el ámbito de la Ley Concursal (LC), de las que a continuación le informaremos. Ésta es la 5ª modificación operada en la LC en los últimos 17 meses, muestra del afán de los poderes públicos para ofrecer a los ciudadanos las mejores soluciones a través de reformas como las que lleva a cabo este RDL 1/2015 -en este caso, destinadas principalmente a las personas físicas- tendentes a solventar, mejorar y/o equilibrar su situación financiera.
Veamos algunas de las modificaciones de la LC -comentamos las más significativas-:
1.- Beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho, introducido por el nuevo artículo 178 bis: este beneficio se ha regulado para el deudor persona física, quien deberá asumir el pago de los créditos insatisfechos salvo que concurran en él los requisitos previstos en el nuevo artículo 178 bis. Esto es, el deudor persona física podrá solicitar este beneficio siempre que:
  1. El concurso concluya por liquidación o insuficiencia de activo; y
  2. Sea de buena fe. Se considerará que el deudor es de buena fe cuando -entre otros requisitos- el concurso no haya sido declarado culpable y, quizás el más importante, el deudor haya satisfecho todos los créditos contra la masa y privilegiados y, si no ha intentado un acuerdo extrajudicial de pagos, al menos el 25% de los créditos ordinarios. Si el deudor satisface estos créditos, quedará exonerado automáticamente de sus restantes deudas pendientes; si no pudiera hacerlo, en cambio, podrá acogerse al beneficio siempre que acepte someterse a un plan de pagos durante los 5 años siguientes a la conclusión del concurso, periodo durante el cual deberá satisfacer las deudas que no resulten exoneradas por el beneficio, esto es, los créditos públicos y por alimentos, los créditos contra la masa y los que gocen de privilegio general.

La solicitud del beneficio de exoneración se comunicará a la Administración Concursal y a los acreedores para que manifiesten lo que estimen oportuno en relación a la misma, de forma que si se muestran conformes o no se oponen, el Juez del concurso concederá el beneficio de la exoneración del pasivo insatisfecho en la resolución en la cual declare la conclusión del concurso por finalización de la fase de liquidación o por insuficiencia de activo.

En el supuesto en que el deudor “exonerado”, durante los 5 años siguientes a la concesión del beneficio, incurra en alguna de las circunstancias -previstas en el artículo comentado- que comporten la revocación del beneficio por el Juez, los acreedores recuperarán la plenitud de sus acciones frente al deudor para hacer efectivos los créditos no satisfechos a la conclusión del concurso. Por el contrario, si transcurrido el plazo de 5 años desde la concesión del beneficio éste no ha sido revocado, el Juez del concurso dictará Auto (no recurrible) reconociendo con carácter definitivo la exoneración del pasivo insatisfecho en el concurso.

2.- La propuesta de acuerdo extrajudicial de pagos sobre los créditos pendientes a la fecha de solicitud de este acuerdo: se han producido importantes modificaciones en relación a su contenido. La anterior regulación establecía que la espera, esto es, el tiempo durante el cual el deudor debía satisfacer los créditos pendientes, no podía superar los 3 años y la quita, esto es, el importe condonado de los créditos pendientes, no podía superar el 25% de los créditos. La nueva regulación flexibiliza y amplía las medidas de la propuesta de acuerdo extrajudicial, pudiendo contener cualquiera de las siguientes:

    1.  esperas por un plazo no superior a 10 años -vemos, por tanto, un significativo aumento en cuanto al límite temporal-;
    2. quitas -el artículo no establece porcentaje mínimo, como sí hacía la anterior regulación-;
    3. la cesión de bienes o derechos a los acreedores en pago o para pago de todos o parte de sus créditos -siempre que los bienes o derechos cedidos no resulten necesarios para la continuación de la actividad profesional o empresarial del deudor y que su valor razonable sea igual o inferior al crédito que se extingue-;
    4. la conversión de deuda en acciones o participaciones de la sociedad deudora; y
    5. la conversión de deuda en préstamos participativos por un plazo no superior a 10 años, en obligaciones convertibles o préstamos subordinados, en préstamos con intereses capitalizables o en cualquier otro instrumento financiero de rango, vencimiento o características distintas de la deuda original. En este punto cabe advertir que los acreedores que no acepten o se muestren disconformes al acuerdo, y resulten afectados por el mismo, mantendrán sus derechos frente a los obligados solidariamente con el deudor y frente a sus fiadores o avalistas, quienes no podrán invocar la aprobación del acuerdo en perjuicio de los acreedores.

3.- Especialidades del acuerdo extrajudicial de pagos de personas naturales no empresarios: se añade un nuevo artículo 242 bis, que las regula. Entre tales especialidades cabe destacar la siguiente: la propuesta de acuerdo solo podrá contener las medidas a), b) y c) comentadas en el punto 2 de la presente nota.

Finalmente, conviene destacar que la Disposición Adicional Cuarta de este RDL 1/2015 prevé un “medidor de insolvencia”. Se trata de una aplicación informática que se habilitará en la página web del Ministerio de Economía y Competitividad, accesible de forma confidencial, gratuita y telemática, con el objetivo de facilitar que cualquier interesado pueda determinar su situación financiera personal, a los efectos de aplicar lo contenido en las modificaciones operadas.

Esperamos que la presente nota le sea de utilidad, recordándole que quedamos a su disposición para cuantas aclaraciones o consultas precise realizar.