Article publicat al Diari de Sabadell

Hisenda i les notificacions electròniques

El gran ímpetu de la Agencia Tributaria en la  sustitución de la correspondencia postal por la electrónica tiene su correspondencia en el afán administrativo de sustituir las tradicionales notificaciones de correo postal por notificaciones electrónicas.

Es de sobras conocido que determinadas personas y entidades (las sociedades limitadas y anónimas entre las más comunes) están obligadas a recibir por medios electrónicos las notificaciones y comunicaciones que la Agencia Estatal de Administración Tributaria  les pueda poner a disposición por medios electrónicos desde el año 2011 de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto 1363/2010. Desde entonces se han adherido a este sistema, o bien, han promulgado el suyo propio, otras administraciones públicas como por ejemplo la Seguridad Social, la Generalitat de Catalunya, la Dirección General de Tráfico, Ayuntamientos, Ministerios, etc…

Actualmente, este sistema de notificación mediante comparecencia en la sede electrónica puede plantearle desagradables sorpresas a aquellos empresarios que no prestan la debida diligencia.

Dicho esto, tenemos que tener en cuenta que los efectos de la puesta a disposición de la notificación electrónica se entenderán producidos en el momento de la recogida, o bien, transcurridos 10 días naturales a contar desde su puesta a disposición. Si este plazo de 10 días expira y no hemos recogido dicha notificación, LA NOTIFICACION SE ENTIENDE PRACTICADA Y SURTIRA PLENOS EFECTOS LEGALES. Como consecuencia de esto  perderemos la posibilidad de realizar y/o contestar dicho trámite.

¿Qué quiere decir esto último? Pues no recibir, por descuido, por olvido, por error o por ignorancia, o bien rechazar una notificación electrónica tiene como consecuencia la de aceptar el acto administrativo y que éste pase a ser firme, con la consiguiente pérdida del derecho o de la posibilidad de alegar o recurrir la decisión administrativa.

A modo de ejemplo, si la administración nos envía una notificación electrónica en la que nos comunica el inicio de un expediente sancionador y nos concede un plazo para presentar alegaciones y proponer pruebas y no recibimos/recogemos la notificación, perdemos la posibilidad de realizar alegaciones y presentar pruebas en nuestra defensa. Y lo que es peor, recibiremos la imposición de la sanción por parte de la administración sin habernos podido si quiera defender.

En el mismo Real Decreto anteriormente referido se acordó que la administración, mediante el portal http://notificaciones.060.es, realizará un aviso al dispositivo electrónico y/o a la dirección de correo electrónico del interesado que hayamos comunicado informándonos de la puesta a disposición de una notificación. Ojo, el no recibir este aviso no impedirá que la notificación sea considerada plenamente válida, por lo que se trata de un aviso de cortesía no vinculante.

Cabe decir que una de las últimas novedades que ha presentado la Agencia Tributaria es la de poder recibir el aviso mediante SMS de determinados organismos emisores como por ejemplo, la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, el Consejo Superior de Deportes y el Ministerio de Hacienda y Administraciones Publicas entre otros.

Hecho este aviso, recordar que el empresario o contribuyente tiene que estar pendiente de acceder periódicamente a su buzón de notificaciones al menos cada 10 días, -que es el tiempo máximo que tendremos la notificación a nuestra disposición– y verificar si existen  notificaciones pendientes de recibir, ya que, no está en nuestras manos que cualquiera de los avisos mencionados no nos lleguen y tal y como hemos dicho anteriormente, la notificación se entenderá practicada con la fecha del ultimo día del plazo de puesta a disposición.

Ante las enormes quejas recibidas -sobre todo de las pequeñas y medianas empresas- puesto que este sistema de notificaciones electrónicas traslada toda la carga del funcionamiento del sistema al contribuyente, que tiene que disponer de los medios y conocimientos informáticos y de conexiones a internet necesarias para que las notificaciones puedan realizarse y mantener el sistema siempre en perfectas condiciones de uso -y esto es lo que más escuece- para que las notificaciones puedan recogerse, y aquí, nos acordamos de Microsoft, Java y demás, puesto que con las incontables actualizaciones que nos obligan a hacer, acaba des-configurándose  el navegador y nuestro ordenador, y ello nos obliga a tener conocimientos de experto en informática, cuando la preocupación del empresario tiene que ser que el negocio funcione de la mejor manera posible.

Pero ¿qué pasa si el propio empresario carece de medios para poder obtener el certificado digital o bien acceder al sistema de notificaciones electrónicas? No le quedará más remedio que contratar a un profesional (mayormente un asesor fiscal con disponibilidad de certificado electrónico) para que reciba en su nombre las notificaciones electrónicas, de manera que será éste y no la administración quien le avise de las buenas (o no tan buenas) nuevas.

Sólo en el año 2012 se enviaron más de 10 millones de notificaciones. Por suerte determinadas empresas del sector informático han diseñado nuevos productos que hacen mejorar la vida del empresario y permiten despreocuparnos de estos dolores de cabeza. A raíz de nuestra larga experiencia en el sector como despacho de gestión les aconsejamos que se acojan a uno de nuestros planes de recogida de Notificaciones que disponemos para todos los empresarios que no los soliciten. En particular recogemos las notificaciones de  la Agencia Tributaria, Tesorería de la Seguridad Social, Generalitat de Catalunya, Dirección General de Tráfico, diversos Ayuntamientos, BOE y cualquier administración u Organismo que ya figure dado de alta en este sistema. Nuestra puesta a disposición es personal y siempre efectiva.

Miquel Sánchez
Asesor Fiscal

Artículo publicado en el Diari de Sabadell del sábado 3 de diciembre 2016.