Inversió startup – Persona física


Sin duda, invertir en startups puede convertirse en un potente incentivo fiscal, al margen de las expectativas financieras o de rentabilidad.
El Estado ya prevé estímulos fiscales a los inversores que destinen una parte de su patrimonio a proyectos empresariales incipientes, estos beneficios fiscales se encuentran en la Ley del IRPF 35/2006, introducidos mediante la Ley de apoyo a los Emprendedores.

A título individual (persona física), encontraremos incentivos en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF o IRNR) para la inversión en startups.

Incentivos para la inversión – Persona física (Estatal)

Deducción del 30% de los importes suscritos en participaciones en empresas de nueva o reciente creación en la cuota del IRPF. Artículo 68.1 de la ley del IRPF.            

La base máxima de deducción será de 60.000 euros anuales y estará formada por el valor de adquisición de las participaciones.

No formarán parte de la deducción:

  1. Importe de las participaciones adquiridas con el saldo de la cuenta ahorro-empresa, en la medida que dicho saldo hubiera sido objeto de deducción.
  2. Cantidades satisfechas por la suscripción e participaciones, cuando se practique alguna de las deducciones establecidas por su respectiva Comunidad Autónoma en el ejercicio de sus competencias en el IRPF.

Requisitos para poder practicar la deducción:

  • Las participaciones deberán adquirirse en el momento de la constitución o en ampliación de capital dentro de los tres años siguientes a la constitución, y permanecer en el patrimonio por un plazo superior a 3 años e inferior a 12 años.
  • La participación directa o indirecta, junto con la del cónyuge o cualquier persona con parentesco, consanguinidad o afinidad hasta el segundo, no puede ser superior al 40% del capital social “durante ningún día”.
  • Que no se trate de participaciones en una entidad a través de la cual se ejerza la misma actividad que se venía ejerciendo anteriormente mediante otra titularidad.

Requisitos de la startup en la que invierte:

  • La entidad deberá de tener su sede en España.
  • La entidad debe de ser una sociedad Anónima (SA), Sociedad Limitada (SL), Sociedad Anónima Laboral o Sociedad de Responsabilidad Limitada Laboral, y no estar admitida a negociación en ningún mercado organizado. Este requisito deberá de cumplirse durante todos los años de tenencia de la participación
  • Deberá ejercer una actividad económica que cuente con los medios personales y materiales para el desarrollo de la misma. No podrá tener por actividad la gestión de un patrimonio mobiliario o inmobiliario, en ninguno de los períodos impositivos de la entidad concluidos con antes de la transmisión de las participaciones.
  • El importe de la cifra de os fondos propios no podrá superar los 400.000 euros en el inicio del período en que se suscriben las participaciones.
  • Cuando la entidad forme parte de un grupo de sociedades, con independencia de la obligación de formula cuentas anuales consolidadas, el importe de los fondos propios se referirá al conjunto de entidades pertenecientes a dicho grupo.