Sociedades Civiles. Cambios en 2016.

Como consecuencia de la modificación del Código de Comercio respecto de determinadas actividades ahora con objeto mercantil,  se actualizarán tanto la Ley del Impuesto sobre la Renta, como la Ley del Impuesto sobre Sociedades, debido a que las sociedades civiles con objeto mercantil  van a estar  sujetas al Impuesto de Sociedades desde el 1 de enero de 2016, y por tanto ya no van a tributar como entidades en atribución por el IRPF.

Los socios, personas físicas, de sociedades civiles que pasen a tributar por el Impuesto sobre Sociedades podrán seguir aplicando las deducciones en la cuota íntegra por actividades económicas que estuviesen pendientes de aplicación a 1 de enero de 2016, con los límites previstos en Renta.

Que opciones tienen las sociedades civiles tras esta reforma fiscal:

  1. La Sociedad Civil se disuelve y pasa su titularidad a una persona física.
    Se  habilita un régimen especial de disolución y liquidación, con beneficios fiscales,  para aquellas sociedades civiles que a consecuencia de la Reforma pasan a ser sujetos pasivos del Impuesto sobre  Sociedades y no deseen hacerlo. En estos casos, acordada por la entidad su disolución y liquidación se continuará aplicando el régimen de atribución de rentas hasta la liquidación sin que la sociedad civil llegue a adquirir la consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades. El acuerdo de disolución con liquidación debe adoptarse en el primer semestre de 2016 y la sociedad se extinguirá en el plazo de 6 meses desde que se adopte el acuerdo.
  2. Se disuelve la Sociedad Civil y se transforma en una sociedad limitada.
    Se fijan los mismos plazos para proceder a la disolución y liquidación de la Sociedad Civil y se establece un régimen fiscal muy favorable cuando se realiza dentro de los plazos fijados.
    La posterior constitución de una Sociedad Limitada tiene las ventajas propias de las sociedades de capital en cuanto a la limitación de la responsabilidad de los socios al capital aportado.
    En este caso la sociedad tributará desde el 1 de enero de 2016 por Impuesto de Sociedades.
  3. Permanezcan como Sociedad Civil, tributando por IS.
    Si no se acordara la disolución y liquidación o no se cumplieran los plazos, la sociedad civil tendrá la consideración de contribuyente del Impuesto sobre Sociedades desde 1 de enero de 2016 y no resultará de aplicación el citado régimen de atribución de rentas.
    En este caso la sociedad tributará desde el 1 de enero de 2016 por Impuesto de Sociedades.

¿Cuál es nuestro consejo?

Lo más aconsejable es reconsiderar la forma jurídica, con objeto de valorar la opción de transformarse en sociedad limitada.

La primera consecuencia en caso de transformación a S.L. sería que el beneficio fiscal tributará al tipo general del 25%, y además tendrán que llevar una contabilidad más compleja (adaptada al Código de Comercio) que conllevará unos costes más elevados.

Por otro lado, las sociedades limitadas tienen el beneficio de limitar la responsabilidad al capital aportado por los socios.

Pero no ha todas las Sociedades Civiles les conviene lo mismo, es por ello que, le recomendamos -en todos los casos-, que se reúna con su consultor habitual con el fin de tomar la mejor decisión al objeto de aclarar este tema y sobre todo tener muy claro en qué régimen fiscal vamos a comenzar el 2016.