Llegan los PERTE. ¿Qué son y cómo acceder a ellos?

Los PERTE o Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica se regulan en el Real Decreto-ley 36/2020, de 30 de diciembre, publicado en el BOE el pasado 31 de diciembre de 2020. Es una nueva figura creada por el Gobierno para ejecutar los mayores proyectos de inversión dotados con el fondo europeo de resistencia a la crisis generada por el COVID-19 o Next Generation EU.

PERTE

El objetivo es desbloquear la burocracia del Estado y favorecer la colaboración público-privada en el ámbito de la ejecución de políticas públicas, que ha traído consigo la reciente normativa que regula el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia español. En este sentido, la Secretaría General de Administración Digital pondrá en marcha en unos meses un portal web único del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia que centralice y distribuya la información a todos los interesados.

Los PERTE son proyectos de carácter estratégico que favorezcan la colaboración público-privada con fórmulas más flexibles y adaptativas a los requerimientos de los proyectos financiables con el Instrumento Europeo de Recuperación.

El proyecto debe representar una importante contribución al crecimiento económico, a la creación de empleo y a la competitividad de la industria y la economía. La tipología de estos proyectos podrá ser muy variada y, en todo caso, precisarán de la declaración de PERTE por acuerdo del Consejo de Ministros. Por otro lado, cualquier tipo de entidad puede participar en los PERTE, de naturaleza privada o pública, con tal que se den de alta en el Registro de entidades interesadas en los PERTE, que dependerá del Ministerio de Hacienda.

A la espera de una regulación más concreta que vaya desarrollando esta materia, parece una buena herramienta para proponerse proyectos, incluso por empresas de pequeña o mediana dimensión, que difícilmente van a acceder a los fondos necesarios a través de préstamos, al igual que para startups que tengan un proyecto bien definido y puedan colaborar con Universidades, Centros de Innovación o cualquier Administración, que les permita tirar adelante proyectos que puedan ser financiados con esta herramienta que, ab initio, parece una buena manera de acceder a fondos públicos.

Se tratará, sin duda, de estar atentos y trabajar en la construcción de este tipo de proyectos con el objetivo de acceder a este tipo de financiación, que permita a las empresas acometer nuevos negocios y desarrollar los ya existentes.