Responsabilidad del administrador y derivación de deudas por no realizar el depósito de las cuentas anuales.


Cuando no se depositan las cuentas anuales de la sociedad en el Registro Mercantil, se presume que la sociedad esta en causa de disolución por pérdida determinante de la responsabilidad del administrador, según señala la Audiencia Provincial de Barcelona en un procedimiento de recurso de apelación de fecha 05/04/2019 nº 645/2019.

En dicho procedimiento se señala que no se puede conceder credibilidad a unas cuentas no depositadas en su fecha correspondiente.

Cabe recordar que no solo basta con formular las cuentas, están deben ser depositadas en el registro mercantil según los art. 253 y siguientes de la LSC siendo la obligación del órgano de administración.

La obligación de depósito de las cuentas anuales en el Registro Mercantil tiene de plazo el último día del mes siguiente a su aprobación, como regla general para las cuentas que se aprueban en el mes de junio, el plazo finaliza el 31 de julio.

Por otro lado, el art. 378 del Reglamento del Registro Mercantil ordena el Cierre del Registro por falta de depósito de las cuentas anuales y esto tiene como consecuencia la no inscripción de cualquier acto mientras dure tal situación.

Por último y no menos importante son las sanciones, ya que la falta de depósito de cuentas anuales en plazo da lugar a multas que oscilan entre 1.200 € a 60.000 € por parte del ICAC (Instituto de contabilidad y Auditoría), e incluso pueden verse incrementadas hasta los 300.000 € para grandes empresas.